JAZZ

FacebookTwitterGoogle+Email

En estas clases los alumnos comienzan a trabajar la postura, el ritmo, y la base técnica como los giros, el foco, las distintas calidades de movimiento y todo lo que hace al bailarín de jazz. Las clases son ágiles, divertidas y todo lo rigurosas que la edad permita, pero con el objetivo firme del aprendizaje a través del disfrute.